• “Perros jugando al póker” no es solo un cuadro, sino una serie de 16 cuadros en donde 9 aparecen partidas de póker.

  • Cada uno de los cuadros representa una escena típica de póker y algunos se pueden distinguir hasta jugadas de póker determinadas.

  • “Perros jugado a póker” ha servido de inspiración a grandes artistas y, también, ha sido versionada en muchas películas y series de televisión.

Listado de contenido:

  1. Una obra de arte surrealista
  2. La serie "Perros jugando al póker"
  3. Las jugadas de los cuadros
  4. La influencia en el arte
  5. Perretes jugones en la cultura popular

Perros jugando al póker

Si eres un habitual de nuestro blog habrás leído un montón de artículos sobre manos de póker. Pues en esta ocasión no vamos a hablar de manos, sino de patas, porque toca repasar una de las imágenes más icónicas que existen alrededor de este juego: los famosos cuadros de perros jugando al póker.

Seguro que has visto este cuadro en casinos, salas de juego y también en litografías de arte u otro tipo de soportes, (la primera vez que vi este cuadro fue en forma de tapiz, en un taller de restauración de obras de arte), sin embargo, no todo el mundo sabe que no se trata solo de un cuadro, sino que hay toda una serie de pinturas sobre perros y juegos de póker.

Una obra de arte surrealista

perros-jugando01

El artista detrás de la serie de cuadros que representan a un grupo de perros jugando a las cartas fue el neoyorkino Cassius M. Coolidge, curiosamente sus amigos le llamaban “Cash”, como las partidas de ring game de póker.

En 1903 la agencia de publicidad Brown & Bigelow de Minnesotta encargó una serie de cuadros sobre perros realizando tareas humanas con fines publicitarios. De esta manera, vería la luz esta famosa serie de 18 dibujos de las que la mitad, trataban sobre perros jugando alrededor de una mesa de poker.

La serie “Perros jugando al póker” no fue reconocida como una obra de arte hasta más más adelante, cuando el autor llegaba a los 60 años, convirtiéndose en un icono de la cultura popular americana y de los juegos de cartas en particular.

Tal es así, que años después de su serie de cuadros, el mismo autor sacaría una nueva versión de los perros jugando cartas con el título “Looks like Four of a Kind”, que vendría a significar “Parece que alguien lleva póker”

La serie "Perros jugando al póker"

perros-jugando02

La serie de cuadros “Perros jugando al póker” data del año 1903 y se trata de una serie de 16 carteles publicitarios que representan a perros realizando tareas propias de seres humanos. Nuestros peludos protagonistas aparecen bailando, declarando ante un juez, cambiando la rueda de un coche, animando en un partido de béisbol o, cómo no, jugando torneos de poker.

De estos 16 carteles, 9 de ellos son propiamente de perros jugando al póker. Estos son los nueve cuadros que nos interesan: 

  • “A bold bluff”, (“Un farol audaz”): Un perro muy elegante con gafas farolea con sus cartas en la mano, el resto de perros parecen creerse que lleva una gran jugada.

  • “Waterloo”: Que viene a ser el minuto después del cuadro anterior. El elegante perro con gafas acaba de ganar la partida con su farol y el resto de los perros se enfadan, montándose así una batalla digna de Napoleón.

  • “A Friend in Need”, (“Un amigo en apuros”): Quizás el cuadro más famoso de la serie. Un perro está a punto de perder la partida, pero su amigo bulldog, le pasa un as de tréboles por debajo de la mesa.

  • “His station and two aces”, (“Próxima estación y dos ases”): Esta vez, los perros están jugando al póker en el vagón de un tren. El revisor acaba de llegar para decirles que su parada es la siguiente.

  • “Pinched with four aces”, (“Sorprendido con cuatro ases”): La policía irrumpe en el local donde nuestros amigos perrunos estaban echándose una timba al margen de la ley.

  • “Poker sympathy”, (“Diversión con póker”): Uno de los perros acaba de ser desplumado por sus amigos y, del disgusto, se cae de la mesa ante las risas del resto de jugadores.

  • “Stranger in Camp”, (“Extraño en el campamento”): Esta vez los perros son tramperos, y, antes de cenar, se echan una partida de póker en su campamento.

  • “Sitting up with a Sick Friend”, (“Visitando a un amigo enfermo”): las esposas de los perros los pillan in fraganti jugando la partida. Se supone que uno de ellos le había dicho a la señora Perro que estaba visitando a un amigo enfermo.

  • “Post Mortem”: en este cuadro, falta un amigo perruno en la partida y en vez de fichas de póker, los perros se juegan sus galletitas.

Las jugadas en los cuadros

perros-jugando03

En esta obra no solo hay perros y cartas, sino que parece que su autor conocía muy bien las reglas del póker, ya que, en algunas de sus pinturas se reconocen muchas jugadas. Estas son algunas: 

  • Póker de ases: Presente en el cuadro que no pertenece a esta serie sino a la segunda que el mismo autor pintó años después. Lleva por título “Looks like Four of a Kind”

  • Trío de ases: que lleva el perro de “A Friend in Need” antes de que su amigo le pase un cuarto as para completar un póker. Tal vez, este perro debería haber aprendido cómo jugar un trío para ganar la partida.

  • Pareja de ases: Esta jugada aparece en el cuadro “His station and two aces”, observándose el as de picas en la mano del perro que juega en la izquierda de la mesa.

  • Farol: Presente en dos cuadros: “A bold bluff” y “Waterloo” las dos pinturas en donde el elegante perro con gafas se marca un farol o bluff, enfadando al resto de participantes de la partida.

Podemos deducir que el artista detrás de esta obra sabía perfectamente distinguir una partida con limit de otra a Omaha Hi Lo.

La influencia en el arte

Los cuadros de la serie “Perros jugando al póker” están considerados, (al ser arte para las masas con un fin publicitario), como una de las cumbres del estilo kitsch. Este estilo nunca les ha gustado a los críticos de arte más puristas, pero sí que ha gozado de la aceptación popular.

No en vano, la pareja de cuadros “A bold bluff” y “Waterloo”, (que, como comentamos, son uno la segunda parte del otro), se vendieron en subasta en la galería Doyle de Nueva York por la friolera de 600.000 dólares.

Sin embargo, mientras los críticos despreciaban la obra, eran los propios artistas los que reconocían la influencia de esta serie de cuadros en su trabajo. Artistas del pop art como Andy Warhol o Norman Rockwell han considerado la serie “Perros jugando al poker” como inspiradora de algunas de sus obras.

Otra curiosa obra de arte es “Holos! Holos! Velázquez! Gabor!”, un holograma de Salvador Dalí donde podemos ver una mesa con unos jugadores echando una partida al póker Texas Holdem, en la misma disposición de las figuras de “Perros jugando al póker”, al tiempo que, la figura de Velázquez en “Las Meninas”, observa con atención la partida.

perros-jugando04

Por último, no podemos olvidar que esta obra ha sido un éxito en la cultura de masas, constituyendo una de las imágenes representativas del póker. Este cuadro ha sido objeto de versiones y revisiones a lo largo de un siglo:

  • En ilustración y cómic: existen multitud de imitaciones de los perros jugando al póker pero cambiando los perros por otro tipo de personajes como pueden ser: Presidentes de los Estados Unidos de América, ewoks de la Guerra de las Galaxias, Snoopy y sus amigos o monstruos clásicos como Drácula y Frankenstein.

  • En los dibujos animados: Hemos visto parodias de los perros jugando al póker en series tan conocidas como Los Simpsons, (en esta serie, la obra aparece parodiada hasta en 6 episodios diferentes), Animaniacs o la gamberra “Padre de Familia” en otros dos episodios. También pudimos ver referencias de los cuadros de los “Perros jugando al póker” en la serie “Cheers”

  • En películas de póker: este cuadro aparece en las películas “Up” de Disney, en Star Trek, (cambiando a los perros por genios de la ciencia como Einstein echándose una partida al Omaha Hi), o en “El secreto de Thomas Crown”

  • En videojuegos: concretamente "Psychonauts", de Tim Schaffer, donde todo un nivel del juego llamado Black Velvetopia está dedicado al arte "kistch"

En definitiva, el artista demostró hace 120 años que, si alguien pregunta cómo convertirse en un jugador de poker profesional, tan solo debe aprender a ladrar.

Aviso: Todos los consejos dados en este artículo tienen un carácter meramente informativo basado en la literatura de juego de referencia. Sin embargo, ninguno de estos consejos garantiza ni es un elemento determinante para el éxito en la actividad del juego que tratamos. En nuestro blog tratamos temáticas relacionadas con el mundo de los juegos y los contenidos son informativos y no significa que tengamos disponible el juego, producto, utensilio, accesorio, etc. … del que habla el artículo.

Sobre el Autor
Por

José Cantera

José Cantera lleva desde el año 2018 trabajando como autor de artículos en diferentes medios de comunicación y periódicos de España. Sus temas abarcan desde el cine a los viajes, pasando por la información y análisis de juegos de azar y casino. 
Se define como un apasionado de la escritura y un “coleccionista de anécdotas”, algo que se puede comprobar en sus artículos, siempre cargados de datos y curiosidad que no encontrarás en publicaciones similares.

Contenido Relacionado

Tipos de jugadores

Jennifer Tilly

Stu Ungar

El Poker en Brasil

Glosario de poker: bad beat

Jugadoras de poker

Poker mujeres: el poker en femenino

Mejor jugador de poker del mundo

Bilzerian: verdades y mentiras

El jugador TAG o tight-agressive