A pesar de que en la historia de las World Series Of Poker ya ha habido precedentes de un dominio aplastante a lo largo del Main Event, cuesta encontrar alguno que iguale la brillante actuación de Joe McKeehen en su camino hacia la obtención de su título en esta última edición.

La noche del martes, McKeehen dejó su nombre grabado con letras de oro en la lista de Campeones del Mundo de Poker en el casino Rio de Las Vegas. Firmó una impecable victoria que pareció estar de su lado a lo largo de toda la mesa final y que culminó al levantar el brazalete de campeón de las WSOP y recoger los 7.683.346 dólares del primer premio ante un entusiasta público en el Penn & Teller Theater.

“Este es, sin duda, el mayor logro que se puede conseguir en este juego,” declaraba McKeehen ante la multitud que se agrupó a su alrededor poco después de lograr su victoria. “Siempre he estado seguro de que podía ganar dinero jugando profesionalmente, y lograr esto lo demuestra.”

McKeehen lideró la mesa final en todo momento y durante los tres días de juego siempre tuvo por lo menos el doble de fichas que su rival más inmediato. Para poner el dominio de McKeehen en perspectiva, basta mencionar que empezó la mesa final con algo más de 60 millones de fichas y nunca bajó de esa cantidad. Por el otro lado, ninguno de sus ocho rivales logró en ningún momento superar la marca de 50 millones de fichas.

La Magia de Joe McKeehen en el Heads Up

Empezó el heads up contra Josh Beckley con una ventaja de 4 a 1 y se dedicó a ir mermando el stack de su rival mano a mano. Tras doce horas de juego, acabaría alzándose con el título.

En la mano 184, se puso todo en juego; la pareja de 4c 4d de Beckley contra el Ah Td de McKeehen. Como sucediera a lo largo de la mayor parte de la mesa final, el flop se puso de lado de McKeehen en forma de Qs Tc 5s. El 5d del turn dejaba tan sólo dos cartas para cambiar el rumbo de la mano y la Jc del river sellaba la victoria definitiva de McKeehen.

Sería la última de una larga serie de manos jugadas casi a la perfección por McKeehen, que o bien tenía las cartas, o las ligaba o lo solucionaba con una dosis extra de agresividad para llevarse la mayoría de botes y acumular una pila de fichas cada vez mayor.

“Todo vino rodado,” afirmaba McKeehen. “De la manera en que me llegaban las cartas, no tenía que tomar decisiones demasiado difíciles. Definitivamente fue mucho más sencillo que enfrentarme a la mala suerte o que verme obligado a remontar.”

El 888Team firma una brillante actuación

McKeehen jugó los tres días de la mesa final luciendo un parche de 888, pero no fue el único. En conjunto, la actuación de los integrantes del 888Team puede calificarse como impecable.

Tom Cannuli se restó con Ases de mano con los dieces de Max Steingberg en la segunda mano del segundo día de la mesa final. Lo tenía todo de su lado para imponerse, pero un diez adicional en las cartas comunitarias lo eliminaba del torneo en sexto puesto.

Neil Blumenfield ofreció un auténtico show en la mesa, capitalizando la atención de los comentaristas y el público durante los tres días. Como resultado, un tercer puesto.

Blumenfield disfrutó de su particular montaña rusa en el Main Event tanto como sus rivales.

“Por supuesto, ahora estoy decepcionado. Pero si hace tiempo me hubieras ofrecido firmar por un tercer puesto, lo habría aceptado sin dudar,” comentó Blumenfield. “Esto ha sido todo lo bueno que cualquier jugador de poker imagina, y para un aficionado como yo representa una honda satisfacción.”

A pesar de las quejas que hubo el primer día por lo lenta que se desarrollaba la acción, la mesa final del Main Event 2015 resultó ser una de las más rápidas de la historia en cuanto al número de manos jugadas. Para encontrar una cifra cercana a las 184 manos de 2015 tenemos que remontarnos años atrás hasta 2007 en que Jerry Yang se llevó el título en 205 manos.

Una merecida victoria

McKeehen tuvo que encargarse en persona de la mayor parte del trabajo sucio. Tras eliminar a Daniel Negreanu en undécimo puesto y a Alex Turyansky en décimo para definir la mesa final, McKeehen también fue el verdugo de los tres primeros eliminados entre los November Nine: Patrick Chan, Federico Butteroni y Pierre Neuville.

Tras cinco eliminaciones consecutivas de McKeehen, Max Steinberg sacó de la mesa a Cannuli y sus Ases de mano en sexto puesto. Por su parte, Blumenfield se encargaría de enviar al quinto puesto a Zvi Stern. Los tres siguientes eliminados caerían víctima de McKeehen, que sería el responsable de seis de ocho eliminaciones de mesa final y ocho de las últimas diez eliminaciones.

Durante la última noche del Main Event de las WSOP 2015, en ocasiones daba la sensación de ser una ceremonia previa a la coronación de McKeehen. A pesar de la increíble ventaja que tuvo a lo largo de toda la mesa final, sus declaraciones rebosaban humildad.

“Todavía no soy consciente de lo que he conseguido, pero supongo que lo seré en algún momento,” Afirmaba McKeehen. “Compartir este logro con mi familia y amigos es la mejor parte.”

Sobre el Autor
Por

888Poker

Nuestro equipo de especialistas de poker de todos los mercados regulados en los que tiene presencia 888poker os ofrece contenidos especiales, tanto de ámbito promocional como información general sobre el poker online.
 

Contenido Relacionado
Conociendo a nuestros clasificados online: Vicent Bosca

Vicent Bosca "Fltip4ldl"

Ana Márquez y Vivian Saliba: protagonistas en Las Vegas

WSOP 2019

Seguimiento del Evento Principal de las WSOP 2019

WSOP 2019

WSOP 2015 ¡Shuffle Up and Deal!

WSOP 2015 ¡Shuffle Up and Deal!

¿Qué fue de….? Ganadores de las WSOP

¿Qué fue de….? Ganadores de las WSOP 

WSOP – Ganadores del Main Event

WSOP – Ganadores del Main Event

8 Curiosidades sobre las WSOP

8 Curiosidades sobre las WSOP

Entrevista con Jesse Sylvia

Entrevista con Jesse Sylvia

Una treintena de españoles en busca de los premios

Una treintena de españoles en busca de los premios

Tres jugadores y un destino: Convertirse en Campeón del Mundo

Tres jugadores y un destino: Convertirse en Campeón del Mundo