¿Cómo decidir quiénes son los jugadores de poker más importantes de la historia? ¿Qué criterio debe aplicarse para escoger los jugadores famosos de poker? ¿Deben tenerse en cuenta solo las ganancias obtenidas a lo largo de su carrera, o hay debe aplicarse algún otro factor? Para nuestra particular lista de los cinco jugadores profesionales de poker más importantes, hemos basado nuestro criterio en una combinación que contempla tanto su éxito en las mesas, como su contribución general en la industria del poker. A continuación, te presentamos a los jugadores que no sólo lograron notoriedad en las mesas de juego, sino que -además- abrieron el camino para otros muchos jugadores pudieran seguir sus pasos.

1.  Johnny Moss

Johnny Moss, representante de la vieja escuela

Conocido como el “Grand Old Man” (el Gran Abuelo) del poker, Johnny Moss sentó las bases tanto de la actitud de una nueva generación de jugadores de poker, como del que estaba destinado a convertirse en el torneo de poker más prestigioso del mundo. De los cinco jugadores de esta lista, seguramente sea Moss el menos conocido de ellos. Falleció en 1995, por lo que no pudo ser testigo de la meteórica popularidad del juego en los medios de comunicación, ni del éxito de las salas de poker online. Sin embargo, si no hubiera sido por su esfuerzo, muchos otros jugadores -incluyendo alguno de esta lista- seguramente hubiera escogido otro camino profesional.

Moss, al igual que Doyle Brunson, era un jugador de la vieja escuela formado entre la calle y las mesas de bar, y enemigo acérrimo de las trampas. Estamos hablando de una época en la que las partidas se jugaban en un ambiente hostil y en el que los vividores e intentaban ganarse la vida. No es que se pareciera al salvaje oeste, ¡es que era el salvaje oeste! En 1929, una fecha que nos suena a todos muy remota, Johnny Moss tenía sólo 22 años y ya llevaba ganándose la vida sentado en las mesas algunos de ellos. En esa etapa desarrolló su particular visión caballerosa del juego en favor de la honestidad y la deportividad, cualidad que impartió a cientos de jugadores a lo largo de una carrera profesional que duró unos 70 años.

Uno de sus mayores logros relacionado con el poker, pero fuera de las mesas consistió en ayudar a Jack Binion en el diseño y creación de las World Series Of Poker, una estructura que hoy en día sigue siendo un referente global en la organización de torneos. En la primera edición de las WSOP Moss fue escogido por votación popular como ganador, pero en las mesas de juego se impuso en dos ocasiones como vencedor del título del Evento Principal. Sus nueve brazaletes de las WSOP lo sitúan en quinto puesto en la lista de jugadores con mayor número de brazaletes en su haber. 

Gracias a iniciativas como el Poker Hall of Fame, Moss vivirá para siempre en nuestro recuerdo, aunque difícilmente algún día se le compensará la deuda que toda la comunidad de poker le debe por su inigualable contribución. 

2. Doyle Brunson

Doyle Brunson, una leyenda viva del poker

Doyle Brunson es una personalidad única y una leyenda viva en el mundo del poker. Contemporáneo de Johnny Moss, Sailor Roberts y Amarillo Slim, sigue hoy ejerciendo la función de enlace entre la nueva y la vieja guardia mientras sigue cosechando victorias en las mesas. En esta última etapa de sus más de 50 años de carrera, Doyle se ha convertido por méritos propios en el embajador internacional del poker, y se ha ganado tanto el respeto de los mejores jugadores del mundo como la admiración de los que empiezan a disfrutar del juego.  

En lo que respecta a datos económicos, Doyle es una auténtica superestrella. Fue el primer jugador de poker profesional en alcanzar el millón de dólares en ganancias y está empatado en el puesto número dos en la lista de mayor número de brazaletes ganados en las WSOP (actualmente tiene 10 en su colección -los mismos que Johnny Chan y Phil Ivey- mientras que Phil Hellmuth la lidera con 14). Brunson es uno de los únicos cuatro jugadores que han conseguido ganar dos Main Event de las WSOP, y uno de los únicos cinco jugadores en ostentar títulos combinados del World Poker Tour y del Main Event de las WSOP.

Seguramente su legado más importante sea el The Super System, un libro de poker instructivo publicado a finales de los 70, y que hoy sigue siendo considerado como el mejor libro de poker de la historia. En 2004 se publicó una versión actualizada del Super System, que incluye capítulos específicos dedicados al poker online y a las tendencias de juego más recientes. Al conectarnos todavía hoy con una época Como enlace vivo con la edad de plata del juego, Doyle se ha ganado el apodo de “Padrino” del poker.

 

3. Phil Hellmuth 

Phil Hellmuth, el bocazas más laureado

Phil Hellmuth –apodado “el llorón del poker”- es considerado como uno de los jugadores más parlanchines y quejicas que pueda uno encontrarse en una mesa. Si bien Hellmuth es conocido por sus constantes bravuconadas y provocaciones a los rivales, sus increíbles resultados le acreditan como merecedor de figurar en esta lista.

Tras su victoria frente a Johnny Chan en el heads-up del Main Event de las WSOP con tan sólo 24 años, Hellmuth ostentó durante casi 20 años el título del campeón más joven. Desde ese momento ya no volvió la vista atrás jamás, acumulando más de 19 millones de dólares en ganancias en torneos en vivo y sumando una cifra récord de 14 brazaletes de las WSOP conseguidos en 52 mesas finales. Semejante currículum lo acredita como uno de los tres mejores jugadores de torneos de poker de la historia.

Sin embargo, la inclusión de Phil en esta lista se justifica por su relevante papel en el negocio del poker. Su personalidad y encanto, combinados con sus excelentes resultados en las mesas, lo han convertido en una celebridad del Texas Holdem, y él solo suma más anuncios de televisión, colaboraciones y patrocinios que cualquier otro de sus predecesores. Podríamos decir que el poker ha ido ganando mayor visibilidad y aceptación entre el público a medida que su fama y apariciones en público aumentaban. A la hora de actuar como embajador de diferentes marcas y empresas de poker, Hellmuth ha sabido mantener siempre una actitud profesional, lo que demuestra que, por lo menos cuando es necesario, es capaz de controlar sus berrinches.

Con 52 años en la actualidad, no es descabellado pensar que Phil podría rendir todavía durante una o dos décadas más al máximo nivel. Tan sólo el tiempo dirá si pasa la historia como uno de los mejores jugadores, o como el rival más impertinente.

4. Phil Ivey 

Ivey, una máquina de ganar billetes en las mesas

Apuesto a que es sólo cuestión de tiempo que se reconozca a Phil Ivey como uno de los mejores jugadores de toda la historia. Del selecto grupo de tan sólo cuatro jugadores que acumulan 10 o más brazaletes de las WSOP, él es el más joven de todos. En cuanto a su modalidad de juego más habitual, y comparándolo con el resto de componentes de ese grupo, Ivey se suele prodigar muy poco en torneos, siendo su hábitat favorito las partidas de cash de los niveles más altos.

Aparte de su indudable éxito, consideramos a Phil Ivey como uno de los 5 jugadores de poker más importantes de la historia por su impecable comportamiento y su profesionalidad. Podríamos considerarlo como una especie de Michael Jordan o Tiger Woods del poker, en cuanto que comparte con estos dos deportistas la misma competitividad innata. Cuando se sienta a jugar, Phil es poco hablador, no se le suele ver sonreír demasiado y parece que considere el poker más como un trabajo que como una divertida afición.

Con Johnny Chan y Doyle Brunson ya en el ocaso de sus carreras, es el momento para Ivey de alcanzar y superar el record de Phil Hellmuth con sus famosos 14 brazaletes de las WSOP, pero si lo hace seguramente no sea ni por la fama ni por la gloria, sino por el dinero. Ivey ve el poker como una oportunidad de negocio, visión compartida por otros muchos profesionales del poker online que buscan ganar el suficiente dinero en las mesas como para retirarse y vivir cómodamente. Incluso si hoy mismo anunciara hoy su retirada, seguiría siendo el mejor ejemplo de profesionalidad en el poker.

5. Jennifer Harman 

Jennifer Harman, abriendo camino a las mujeres

A las mujeres en el poker les ha costado mucho tiempo y esfuerzo ganarse el respeto que merecen dentro del mundo del poker, y Jennifer Harman ha tenido un papel indiscutible durante el proceso. Antes del boom del poker, cuando las partidas se desarrollaban en ambientes poco idóneos para una mujer, existían contadas profesionales y el juego no ofrecía ningún atractivo de cara al público femenino.

Convertida en embajadora de la comunidad femenina, Harman tuvo que superar mucha presión para demostrar su valía frente a sus rivales masculinos, cada vez más numerosos y con un juego más agresivo. Sin embargo, lo logró y se convirtió en una de las dos únicas jugadoras con más de un brazalete de las WSOP a su nombre, y amasando cerca de tres millones de dólares en su carrera. Además, fue elegida para formar parte de un selecto grupo de jugadores para enfrentarse al multimillonario Andy Beal en una serie de partidas de cash con ciegas $100.000/$200.000.

Harman reconoce que la atención que despertaba el hecho de ser la mejor jugadora de cash de todos los tiempos le ha incomodado siempre, pero nunca ha eludido las responsabilidades que ello conlleva. Gracias a la amplia oferta de patrocinio que existe hoy en día por parte de las salas online, no hay duda de que otras muchas mujeres obtendrán el mismo reconocimiento en un futuro próximo. Pero todas ellas le deberán a Jennifer Harman el haber sido una pionera.

Una de las grandezas del poker es que esta lista, en función del criterio, podía haber sido elaborada con cinco nombres diferentes. Nosotros hemos primado la persona que hay tras el jugador y la marca que ha dejado en nuestra comunidad.