1. ¿Qué es el jefe de la mesa?

El jefe de la mesa es un jugador agresivo que parece que está en todos los botes, controlando la forma en la que tú, y el resto de la mesa, juega. La manera de conseguir esto es con la intimidación , que hace que no quieras jugar contra él. Te tiras de manos marginales sin posición e intentas no farolearle, porque temes que te resuba. Aunque se pueden encontrar en problemas cuando la gente les haga slowplay, normalmente ser el jefe de la mesa es una ventaja muy grande.

2. ¿Cuáles son los beneficios?

Cada jugador tiene en mente qué es lo que va a hacer el capitán de la mesa porque son los más agresivos de la mesa. Contínuamente están subiendo y pagando, yendo all-in y haciendo check-raise, así que cuando estás en la mesa con ellos estás buscando un monstruo para poder enfrentarte a ellos. Y cuando te llega esa mano premium y subes, te paga y, de repente, no sabes donde te encuentras. Te das cuenta de que los jefes de la mesa consiguen stacks gigantescos pronto o caen eliminados.

3. ¿Necesitas ser un charlatán para ser el jefe de la mesa?

El jefe de la mesa es el que está haciendo más movimientos y, si juegas en vivo, también suele ser el más hablador. Si eres el jefe de la mesa y estás subiendo constantemente a 1.000 cuando las ciegas son 200/400, te darás cuenta que normalmente nadie abrirá la mano a más de 1.000. Si, en cambio, subes a 1.200 o 1.600, el resto de la mesa te imitará. Es difícil que seas el jefe de la mesa cuando estás callado como un muerto en la mesa, pero se puede ser.

4. Si eres el jugador con más fichas en la mesa, ¿te conviertes automáticamente en el jefe?

Muchos jugadores en los torneos consiguen acumular grandes stacks sin ser los jefes de la mesa. Si consideras que eres el jefe de la mesa, pero no eres el chip líder, tienes que tener cuidado cuando juegues contra los stacks más grandes, debes mantener el bote pequeño contra los jugadores que te tienen cubierto. Si han conseguido sus fichas con manos fuertes y son jugadores directos, que apuestan con las buenas y se tiran de las malas; entonces son buenos objetivos para conseguir fichas.

5. ¿Cómo te conviertes en el jefe de la mesa?

Si estás jugando contra jugadores desconocidos, no hay razón para que no puedas mostrar tu autoridad en la mesa. Pero ten cuidado, porque se necesita valor para poner en riesgo tus fichas una y otra vez. Tienes 7-5 del mismo palo en el botón subes y todos se tiran. Tienes Q-10 en la siguiente mano, subes y nadie paga. Tienes K-10 en la siguiente y piensas que no puedes subir porque alguno te va a resubir. El jefe de la mesa va a seguir subiendo hasta que encuentre resistencia real en la mesa.

6. ¿Hay alguna desventaja al ser el jefe de la mesa?

En las últimas fases del torneo es muy difícil que salga un farol. Tienes que buscar cuidadosamente las situaciones porque estás en una mesa que no se cree tus apuestas. La capacidad del jefe de la mesa de poner presión y farolear se ha reducido mucho. 

7. ¿Cómo combates a alguien que quiere ser el jefe de la mesa?

La mejor forma para frenar a quién esté jugando agresivamente es el check-raise. Si comienzas enfrentarte a ellos así, empezarán a jugar distinto contra ti porque saben que puedes ser un problema. En lugar de apostar contra ti todas las veces, empezarán a pasar más a menudo. La imagen del jefe de la mesa se construye siendo temerario e insensato y si alguno le obliga a tirarse con un par de check-raises, su imagen va a terminar dañada. No solo van a perder fichas, sino que el resto de la mesa va a empezar a pensar que no tienen nada. ¡Se valiente!