Quedan 50 jugadores en la 47ª edición del evento principal de las WSOP cuando el crupier reparte las cartas en una de las mesas. Jan Suchanek, en primera posición, mira sus cartas. Le gustan y apuesta 275.000. Todos se tiran hasta que le llega el turno a Fernando Pons, Nando como le llama todo el mundo, que en posiciones medias paga. Adam Krach resube a 1,1 millones en el botón, Suchanek va all in por 5,42 millones, Nando mete los 6,455 que le quedan y Krach se tira.

Suchanek nuestra AQ y Nando JJ. Es un flip. Si Suchanek no liga un as o una dama queda eliminado en 50ª posición. Si Nando pierde, se quedará con uno de los stacks más cortos. Es la mano del torneo para los dos jugadores.

Nando se ajusta la gorra y espera que el crupier tire el flop más importante de su via.

Flop: A 9 3.

Suchanek pincha el as.

Nando queda desolado.

Le quedan dos outs con dos cartas por salir. Lo mismo al final no tiene que cambiar el vuelo. Lo mismo no tiene que pedirle más días a su jefe. El sueño parece que ha terminado.

Los milagros no son para la gente normal, como Fernando Pons.

Turn: 3.

La cara de Nando refleja la angustia que está pasando.

Solo el river puede salvarle y solo le quedan dos cartas de la baraja que pueden mantener el sueño vivo.

River: J.

¡Ahí está!

La baraja se ha portado y ha salvado a Nando.

A lo mejor los milagros ocurren.

Fernando Pons - Trabajador, padre, marido y jugador de póker amateur

Trabajador, padre, marido y jugador de póker amateur

Fernando Pons tiene 37 años y vive en Palma de Mallorca. Es uno de los sitios más bonitos del mundo. Es una isla con una atmósfera artística única, un ambiente creativo que atrae a artistas de todo el mundo.

No tiene nada que ver con el ajetreo de Las Vegas.

Nando está casado y tiene una hija de cuatro años. Trabaja como ejecutivo de cuentas en un cadena de tiendas. Cuando no ejerce de marido o de padre, le gusta jugar al póker desde que lo aprendió con sus amigos.

Por divertidas que fueran las partidas con los amigos, a Nando siempre le ha gustado ganar. Ha sido un ganador toda su vida. Le gusta ganar cada mano, cada partida y desde que juega mejor, le gusta ganar dinero.

Nando siempre ha tenido los pies en la tierra. Lo importante es su familia y su trabajo; el póker es un hobby. Su mujer le ha apoyado cuando las cartas no le acompañaban recordando que lo importante es jugar bien.

Este apoyo fue fundamental en 2012, cuando el póker no le estaba yendo nada bien a Nando. Era un hobby, pero como no ganaba no era divertido, era un horror. La mala racha estaba afectando a sus amigos, su trabajo y empezó a creer que no sabía jugar al póker.

Pero el 30 de septiembre de ese año terminó segundo, detrás de Carlos Ribas, en la etapa del Campeonato de España de Mallorca. Los más de catorce mil euros que ganó le devolvieron la confianza. Al llegar a casa su mujer tenía esa mirada de “ya te lo decía yo”.

Convertir 30€ en ocho millones de dólares.

El bankroll extra le hizo abrir una cuenta en 888poker.es donde multitableaba torneos cuando la niña se había dormido.

Una noche de 2016, Nando se apuntó a un satélite de 30€ clasificatorio al satélite directo de 250€ para el evento principal de las WSOP. Nunca pensó que se iba a clasificar, era uno más de los torneos que iba a jugar esa noche.

Se clasificó.

Se fue al trabajo.

Pensó en si los milagros existían.

El satélite final era el 22 de mayo. Había 43 jugadores. Nando se acurrucó en el sillón junto a su mujer y empezó a abrir varios torneos en el portátil. Su mujer tenía una mano en su rodilla y la otra en el mando de la tele. Su hija dormía en el piso de arriba sin saber que su vida iba a cambiar esa noche.

Era la rutina de Nando, la misma que tienen todas las noches miles de jugadores aficionados en todo el mundo. Pero esta vez fue diferente. Ganó el satélite. Tenía que prepararse para ir a jugar el evento principal de 10.000$ de entrada. El mejor torneo del mundo. Nando nunca había estado en Las Vegas, y por supuesto, tampoco había jugado las World Series.

En estas ocasiones muchos jugadores prefieren tener los 10.000$, pero Nando no. Jugar el Main Event era un sueño.

Aprendió que los milagros ocurren.

Fernando Pons - ¿Qué presión?

¿Qué presión?

Una de las mejores cosas de clasificarte a un evento de 10.000$ por solo 30€ es que no tienes ninguna presión. Nando creía que este era un punto a su favor mientras se sentaba y empezaba a disfrutar en el mejor torneo del mundo. No tenía nada que perder. Se encontraba con la mejor mentalidad posible.

Sus objetivos eran divertirse, jugar cada mano lo mejor que pudiera y tener un recuerdo imborrable de su paso por el torneo. Y seguía pensando en su mujer y su hija que se habían quedado en casa. Cuando miraba al público, deseaba que estuvieran allí, animandole, sus mayores fans en uno de los momentos más importantes de su vida.

WSOP Main Event: del día 1 al 6

Nando jugó el día 1C junto a otros 4.239 jugadores en el día más multitudinario en los 47 años de historia del evento. Al día 2c pasaron 3.252 jugadores y Nando terminó bien colocado con 118.900 fichas. Solo había 280 jugadores con más puntos que él.

El evento principal de las WSOP es uno de los torneos más duros del mundo. Para llegar a ser November Nine, tienes que competir durante siete agotadores días que te van minando física y mentalmente. También necesitas tener la suerte de tu lado. Muy pocos jugadores salen adelante sin poner todas sus fichas en juego en varios momentos del torneo.

Cuando Nando llegó al día 3 con 279.600 fichas, no se estaba dejando llevar. No estaba pensando en ganar. Resistía cada día a base de adrenalina, el jetlag no le dejaba dormir, así que no podía retomar fuerzas entre día y día.

Ahora el objetivo había cambiado. No se conformaba con al experiencia, Nando quería entrar en premios. Se había clasificado por 30€, 15.000$ era un beneficio importante.

El día fue muy duro para Nando. Pasaron 798 jugadores y estaba el 680 con 137.000 fichas. Tenía menos fichas que cuando empezó el día, pero se había asegurado 16.000$. Y había hecho día 4. En las llamadas a casa para hablar con su mujer mostraba más confianza. Empezaba a pensar en Moneymaker, el hombre que cambió el póker con su victoria en el Main Event tras clasificarse por 30$. También pensaba en Carlos Mortensen, el mejor jugador español y ganador del Main Event en 2001.

Relax.

No hay nada que perder.

Ya has ganado.

Lo que venga, bien está.

El día 4 fue complicado. Nando estaba cansado. Por momentos pensaba que nunca se iba a terminar. Necesitaba dormir. Su stack iba bajando, pero sus esperanzas le mantenían a flote. Estuvo corto de fichas durante todo el día y podía haber quedado eliminado si su “hero call” no hubiese sido acertado. Se quedaba sin energía, pero su mente seguía funcionando.

El día terminó con 251 jugadores embolsando sus fichas. Nando se levantó de la mesa, echó un vistazo alrededor y vió a su amigo Paolo Massa, sonriendo como siempre, levantando el pulgar con admiración. También estaban Mike Gorodinsky, el jugador del año 2015 en las WSOP, contando sus fichas; Daniel Colman hablando por el móvil y Johnny Chan hablando con un amigo. Los tres podían ser rivales mañana.

¿Qué estaba pasando?

Tenía 36.000$ garantizados, la misma cantidad que hubiera ganado de batir a Carlos Ribas en aquel mano a mano de 2012. Tenía 1.580.000 puntos lo que le hacía estar en 81ª posición de los supervivientes, y en los medios nadie decía nada de él. Era la situación perfecta.

El dia 5 dejó a 80 jugadores en las mesas. Para Nando fue espectacular. Metió casi 7.900.000 fichas en la bolsa, entre los diez mejores. Si terminara en esa posición se llevaría a casa 650.000$. Pero no lo tenía garantizado. Faltaban dos días de juego para llegar a esa situación. El premio que podía cambiar su vida estaba al alcance de su mano.

La cabeza le daba vueltas. ¿Y si…? ¿Podría…?

Cada día se levantaba e iba a comprar ropa. Tenía planeado estar cinco días y en la maleta no había nada limpio. Había tenido que cambiar el vuelo. Había tenido que llamar al jefe y pedirle unos días más.

“¿Por qué? ¿Qué estás haciendo?”

¿Cómo le explicas a tu jefe que estás ocupado tratando de ganar ocho millones jugando al póker en la otra punta del mundo?

¿Y si no volvía?

Es el día 6 y ocurrió lo increíble.

Nando estaba all-in con nueves contra ases. Es otro de esos momentos que esperas no encontrarte en un torneo, pero que sabes que, tarde o temprano, va a ocurrir. Es el momento en el que incluso rezan los ateos. Es el momento en el que crees en los dioses del póker.

Aparece el nueve.

Nando se dobla.

Es el chip leader del evento principal de las WSOP cuando quedan 46 jugadores. Si el torneo terminara en ese momento sería el campeón del mundo con un premio de ocho millones de dólares. A su hija no le faltaría nada. Junto a su familia tendrían la libertad de perseguir sus sueños.

Este sería un milagro en toda regla.

Fernando Pons - Este sería un milagro en toda regla.

Y entonces gana ese flip de JJ contra AQ a Jan Suchanek con la J en el river. Está ocurriendo. Nando siente que la inercia le está llevando en cada mano. Está exhausto. No le quedan pilas. Pero mantiene su sueño, tiene los dedos de manos y pies cruzados.

Solo 27 jugadores van a jugar en el último día del verano en el Main Event.

Fernando Pons está el séptimo con más de diecisiete millones de puntos, y es el momento para terminar el trabajo. Nando, que no era nadie en el mundo del póker, está acercándose a la meta intentando ganar a varios de los mejores jugadores del mundo.

  • Tom Marchese.
  • Griffin Benger.
  • Cliff Josephy.
  • James Obst.
  • Jared Bleznick.
  • Antoine Saout.

¿Cómo podrá ganarles?

¿Cuando terminará todo?

Tiene 269.430$ garantizados. Si esto terminara ahora mismo ya habría superado sus mayores expectativas. No debería llegar más lejos. Incluso no debería haber llegado hasta aquí, pero Nando se encontraba en su salsa. Lo que comenzó sin presión, con el único objetivo de disfrutar, se ha convertido en un único propósito: ser November Nine.

Es su primer viaje a Las Vegas.

No ha salido del Rio.

Necesita un motivo para volver y conocer la ciudad.

WSOP Main Event: Día 7

El día 7 de las WSOP está en el podio de los mejores días de su vida, con su boda y el nacimiento de su hija. Por el momento, ha cambiado el vuelo, ha comprado más ropa y ha conseguido que su jefe le de más días libres.

En el camino hacia los 8.000.000$ y el título de Campeón del Mundo hay otros 26 jugadores. Sería la mejor historia desde la de Moneymaker. Llamó a su mujer. Ella le recordó que en 2012, cuando no era nadie en el póker, ya le dijo que algún día haría algo grande. Nando sabe que no estaría aquí sin el apoyo incondicional de la persona que más quiere en el mundo. Lo va a hacer por ella.

Fernando Pons - El final

El final

Comenzaba el día con 86bb.

El plan era estar tranquilo, jugar lo mejor posible cada mano y mantenerse lo más concentrado que pudiera.

Tenía muchas fichas. Esperaba que fueran suficientes.

Muchos jugadores se interponían en su camino, no conocía a la mayoría de ellos, lo que era una ventaja. Si hubiera sabido lo buenos que eran Matthew Moss o Antoine Saout, quizás hubiera jugado peor.

Comienza bien, llevándose tres manos seguidas. Se lleva ciegas y antes abriendo desde el cutoff. Sube en el hijack, le paga Thomas Miller en el botón y se lleva la mano con la apuesta de continuación. Abre Michael Ruane desde primera posición y paga Nando en posición media. El flop es A93♠, Ruane apuesta 575.000 que paga Nando. Los dos pasan en el turn 7. El river es Q♠, Ruane pase, Nando apuesta 900.000 y se lleva el bote para ponerse en más de 100 ciegas.

Al rato se lleva otro bote contra uno de los rivales más difíciles, James Obst. El australiano abre en el botón, Nando resube a 1.300.000 en la ciega grande y Obst paga. El flop es 982, Nando apuesta 1.250.000 y Obst paga. El turn es la J, pasa Nando para hacer check raise de 9.000.000 a la apuesta de 1.800.000 de Obst y llevarse el bote.

No podía imaginarse empezar mejor.

Se siente a gusto.

Está en la zona.

Antoine Saout cae en 25ª posición.

Entonces pierde un bote grande contra Mike Shin. Su confianza sufre pero no lo muestra, sigue impenetrable. Mike Shin abre desde posiciones medias, Qui Nguyen paga en el cutoff así como Nando en el botón. El flop es Q52, Shin apuesta 750.000, Qui se tira y Nando paga. El turn es el 10 y pasan los dos. La Q en el river trae una apuesta de 1.550.000 de Shin que paga Nando. Con AQ♠ se lleva el bote Shin y la Q con un kicker peor de Nando no es suficiente. Es un revés importante, pero sigue en 79 ciegas.

Valentin Vornicu es eliminado el 23º.

Nando bre a 700.000 desde posición media, Hakim resube a 1.500.000 y paga Nando. El flop es AA8, y pasan los dos. En el turn, 5d, Nando apuesta 1.500.000 y paga Hakim. El river es la J, pons apuesta 5.125.000, allin a 6.275.000 de Hakim y paga Nando con KQ, para eliminar al rival que tenía A♠T♠. Se pone en 87 ciegas.

Vuelve a chocar con Mike Shin, pero ahora va mejor que en la otra ocasión.

Nando abre desde medias y paga Shin en el botón. En el flop K♠86 pasan los dos. La cuarta es el 8 y la apuesta de 700.000 de Nando la paga Shin. La Jt en el river, 1.200.000 de Nando que paga Shin. Enseña A♠K para llevarse el bote y subir a las 96 ciegas.

Matthew Moss queda fuera en 21ª posición.

Nando echa un vistazo al público y ve a Paolo animando desde el rail. Es una sensación agradable el apoyo de los amigos cuando estás en el medio de la batalla. Solo quedan dos mesas. No se lo puede creer. Sientan a Griffin Benger a su derecha. Su stack ha bajado a las 39 ciegas y no quiere que baje de ahí. No quiere quedarse con tan pocas fichas que solo pueda ir all-in.

Griffin Benger elimina a Will Kassouf en 17ª posición.

Kenny Hallaert elimina a Jared Bleznick en 16ª posición.

Tom Marchese cae el 14.

James Obst sale en 13ª posición.

Y Nando no ha ganado ni una mano.

Sube y se tira a la resubida. Mete tercera y se tira a la cuarta. Su stack sigue bajando. Las pulsaciones empiezan a subir. Comienza a sudar. Parece que hace calor.

Mike Shin está fuera en 12ª posición.

Nando aguanta.

Va perdiendo fichas.

John Cynn cae el 11.

Ha llegado a la última mesa. No es aún la mesa final, pero queda una eliminación más. No se lo puede creer. Paolo tampoco se lo puede creer. Ya ha ganado 650.000$ y se clasificó por 30€.

Se ha metido.

Respira profundamente, probablemente lo más profundo que lo ha hecho en su vida. Un eliminado más y el resto serán Novembre Nine. Y, además, hay un salto de premios de 350.000$. Un jugador va a perder mucho.

Nando cuenta sus fichas. Tiene 18bb. Jerry Wong 22bb, y Joshua Weiss solo 7bb.

Se juega a ritmo de tortuga.

Jack Effel, el director del torneo, les está haciendo jugar mano por mano y no permite que se pida tiempo.

Nando baja a 17bb. A 16bb. A 15bb.

Sigue mirando a Weiss y un pensamiento único en su cabeza.

¡Mete todas!

¡Mete todas!

Kenny Hallaert abre en el botón, la ciega pequeña se tira. Weiss está en la ciega grande con 3bb.

Ve all-in. Por favor, ve all-in.

Weiss se tira.

Nando baja a 14bb. A 13bb. A 12bb.

Sabe que sus únicos movimientos son all-in o fold. No quiere tomar esa decisión. Le gustaría levantarse de la mesa y volver cuando un jugador se haya eliminado. Ahora no es cuestión de ganar ocho millones.

Solo importa ser Novembre Nine.

Solo importa seguir vivo.

El tiempo se acaba.

Por favor, que no me repartan cartas buenas.

Weiss va all-in desde primeras posiciones. A Nando le da un vuelco el corazón. Michael Ruane y Gordon Vayo pagan en las ciegas. El corazón de Nando bombea tan fuerte que parece que se le va a salir del pecho.

Toda la mesa sabe lo que va a pasar, que Ruane y Vayo van a pasar hasta el river. Y es así. Weiss muestra A8, as alto.

Puede valer. No es posible, pero puede valer.

Vayo muestra Q7♠. Pareja de sietes.

¡Se acabó!

Nadie se da cuenta de que Ruane gana con dobles parejas. A nadie le importa. Un momento en el que todos le dan la mano respetuosamente a Weiss y una erupción de alegría.

Pons mira a Paolo y le hace un gesto de victoria.

Está temblando.

No se lo puede creer.

Es un November Nine.

Comenzará con 12 ciegas, el más corto de la mesa. Tiene garantizado un millón de dólares pero puede ganar ocho. De nuevo, puede ser el viaje más corto a Las Vegas. Nadie pensaba que podía pasar esto hace siete días.

Nadie excepto Nando.

Nadie excepto Paolo.

Nadie excepto su mujer.

Y cuando Nando le dé las gracias a su jefe por los días libres, va a tener que pedir de nuevo más días para noviembre.

“¿Y para qué va a ser ahora?”, le preguntará el jefe.

“Me voy a Las Vegas a ver si ocurre un milagro”.

Nando Pons - WSOP final!!!

Sobre el Autor
Por

888Poker

Nuestro equipo de especialistas de poker de todos los mercados regulados en los que tiene presencia 888poker os ofrece contenidos especiales, tanto de ámbito promocional como información general sobre el poker online.
 

Contenido Relacionado
Doyle Brunson | Doyle Brunson libro | Doyle Brunson documental

Doyle Brunson

BLAST Rankings dobla el premio | Blast Rankings 4000€

Blast Rankings: doblamos premios

Stu Ungar | Stu Ungar Poker | Stu Ungar pelicula

Stu Ungar

Poker Brasil | Poker Brasil HD | Brasil 888 Poker

El Poker en Brasil

Bad beat | Bad beat poker

Glosario de poker: bad beat

Jugadoras de poker | Las mejores jugadoras de poker

Jugadoras de poker

Poker mujeres | Mujeres y poker

Poker mujeres: el poker en femenino

Mejor jugador de poker del mundo | Los mejores jugadores de poker

Mejor jugador de poker del mundo

Dan Bilzerian: el influencer total que hizo su fortuna con el poker

Bilzerian: verdades y mentiras

Tipos de jugadores de poker: tight agressive o TAG

El jugador TAG o tight-agressive